Historia Compañía

Al hablar de la Quinta Compañía del Cuerpo de Bomberos de Chillán, es hablar de épocas históricas y románticas de nuestro acontecer patrio, ella es legado de gentes que proyectándose al futuro dejaron estampado su paso por nuestra nación. Su uniforme guarda el recuerdo y está presente, llevan sus voluntarios en sus casacas el color de la inmortalidad chileno-francesa, con el azul y el rojo que son característicos de los forjadores de estos países hermanos.

Nació la 5ª cuando un puñado de selectos franceses residentes quisieron dejar un recuerdo a este país que generosamente los cobijó y cuando los clarines anunciaban que Chile iniciaba su vida como nación libre, un 17 de Septiembre ellos, reunidos echaban las bases de la Quinta Compañía de Zapadores Franceses en el año 1893, de esta manera quisieron entregar su aporte desinteresado a la comunidad que los reconoció como hijos.

Hoy, sólo el recuerdo de estos visionarios queda, pero perdura en este recuerdo sus inicios y su ejemplo es seguido por quienes tiene la suerte y el orgullo de pertenecer a sus filas, cada 17 de Septiembre los quintinos reunidos evocan estas pasadas épocas y en solemnes reuniones brindan el merecido homenaje  a quienes les dieron la oportunidad de servir a su comunidad desde esta trinchera de civismo, trabajo y fraternidad.

Cabe mencionar y haciendo un homenaje a los primeros que tuvieron la responsabilidad de guiar sus primeros pasos a sus fundadores en los que destacan su primer director, don Enrique Bastien, quien fue secundado entre otros por don Tomás Artazón, Carlos y Julio Collin, Gastón Delpy y otros distinguidos franceses residentes en la ciudad por aquellos años.

OFICIALES DE AYER Y DE HOY

Los franceses fundadores, y los “jefes” a los 50, 75 y 100 años.

Con letras de oro figuran, en los anales y en la historia de la Quinta Compañía de Bomberos de Chillán, los nombres de sus fundadores, y sobre todo de sus primeros oficiales:

Director, Pierre Camalez. También se ha mencionado el nombre de Enrique Bastien.

Capitán, Alfonso Constant Fourquet.

Teniente Primero, Carlos Segundo Collín.

Tenientes abanderados, Enrique La-Pen y Luis Adduart.

Ayudante, Julio Collín.

Secretario-tesorero, Gastón Delpy.

Sargento Primero, Carlos Le-Chant.

Sargento Segundo, Mauricio Burón.

OTROS PIONEROS

Entre los fundadores, que en total fueron 22, se menciona también, a los jóvenes residentes franceses: Fermín Blú,Eduardo Mazer, Joaquín Alayrác, Albert Cornier, Guillermo Brougier, Camilo Favaud, Elías Desgroux, Carlos y León Nicolás, Fermín Blay, Pablo Proharam, Miguel Bize y Tomás Artozón.

Los emotivos recuerdos de lo acontecido, indican además, que con posterioridad ingresaron hasta casi un centenar de ciudadanos franceses, “quienes dieron solidez definitiva a la Quinta Compañía, y a la institución bomberil de los chillanejos”.

En gran parte de América los gobiernos y servicios sanitarios se desvelaban combatiendo dramáticamente una epidemia de cólera.

Oficialidad 100 años

ENTRE DIAMANTES

Cuando la Quinta Compañía celebró sus Bodas de Diamante, entre la lluvia implacable y el calor dieciochero, el 17 de septiembre de 1968, era su director, igual que en este Centenario, el voluntario Ramón Vargas González.

La oficialidad que lo secundaba, era la siguiente:

Capitán: Hugo Jiménez Molina.

Secretario: Manuel Nuñez López.

Tesorero: Jorge R. Concha Parra.

Teniente 1º: Angel C. Rodríguez Andrade.

Teniente 2º: Pedro Sepúlveda Palacios.

Maquinista 1º: Jorge L. Abarca Alegría.

Maquinista 2º: Ulises Olivera Fuentes.

Maquinista 3º: Pedro Bonilla Saldaña.

Segundo Comandante: Alejandro Suazo Naranjo.

Cabe señalar que, en esos 75 años de vida, representaban a la Quinta Compañía, ante el Honorable directorio General, el Director Honorario Pedro Castillo Yévenes, el Comandante del Cuerpo, Alejandro Suazo Naranjo, y su Director activo, Ramón Vargas González.

LOS 100 AÑOS

Al alero del lema “Abnegación y Fraternidad” y de la brillante tradición que legaron 22 zapadores franceses, los fundadores aquel lejano 17 de septiembre de 1893, la Quinta Compañía de Bomberos de Chillándurante 99 años “la última de la familia”, cumple su primer siglo de fructífera existencia con la siguiente oficialidad:

Director: Ramón Vargas González.

Capitán: Luis Ancán Guiñez.

Teniente 1º: Víctor Avendaño Díaz.

Teniente 2º: Carlos Leiva Lagos.

Secretario: Fernando Lagos Zavala.

Tesorero: Orlando Pozas Montecinos.

Maquinista 1º: Ulises Olivera Fuentes.

Maquinista 2º: Ramón Moreno Montecinos.

Maquinista 3º: Héctor Alvarez Henríquez.

Ayudante Capitán: Daniel Cancino Gatica.

Prosecretario: Víctor Gatica Orellana.

Protesorero: Custodio Rodríguez Andrade.

Comisión Revisora de Cuentas: Carlos Barrientos velasquez y Tránsito Astroza Silva.

Junta de Disciplina: Alberto Gallegos Almarza, Jorge Meza Henríquez, Ramón Herrera Arteaga y carlos Leiva Lagos.

Director Honorario de Compañía: Carlos Barrientos Velasquez.

Relacionador Público: Manuel Valenzuela Muñoz.

En Chile, la opinión pública seguía con apasionado interés el desarrollo de “una caída del ministerio”.

En Chillán, al igual que en el resto del país, todo el mundo afilaba su entusiasmo y su mejor tenida para iniciar la bulliciosa celebración de las Fiestas Patrias.

Era el domingo 17 de septiembre de 1893, que a mediodía reunía a las cuatro compañías ya existentes del cuerpo de Bomberos de Chillán, para un ejercicio general y bautizo de la Quinta Compañía con entrega de premios.

¡NO VA MAS!

En un resumen histórico del Cuerpo local el doctor Luis Antini Riveros Q.E.P.D., también ex Superintendente consigna que “en aquel lejano año de 1893, el Honorable Directorio General acordó suspender la fundación de toda nueva compañía, por considerar que el número de voluntarios era suficiente para proteger la ciudad, acuerdo que se ha mantenido hasta la fecha de su primer Centenario (1980), constituyendo una clara demostración de tan notable visión en el manejo de la institución.

JOVENES FRANCESES

La historia bomberil repite que ”la Quinta Compañía fue fundada el 17 de Septiembre del mismo año a solicitud de un grupo de jóvenes franceses de la Colonia Francesa de la ciudad. Se le dio el lema “Abnegación y Fraternidad”, y su constitución se debió al éxito con que culminó la actuación de una comisión formada por los señores Carlos Segundo Collín y Constant Faurquet, debidamente autorizada por el Honorable Directorio General”.

FALTABAN ZAPADORES

Cuartel Central (2)La Quinta Compañía “fue organizada porque el Cuerpo de Bomberos de Chillán carecía de una sección de zapadores, con elementos más eficientes que hachas y escalas, para combatir los incendios. Entonces no había grifos y sólo se disponía del Canal Municipal que corría por Avenida Argentina, demorando mucho en llevar agua al lugar amagado. Además, el trabajo de los voluntarios era muy pesado, por la deficiencia de las máquinas”. (17 de septiembre 1943).

El 17 de septiembre de 1968 se escribía: “Los Zapadores Franceses tenían la especialidad de hachas y escalas. Después fue mixta en agua y salvataje con escalas. Le corresponde el reconocimiento previo de los lugares amagados, para así facilitar el ingreso y trabajo contra el fuego de las diversas compañías de agua”.

DIAS DE FIESTAS

Cuando la Quinta Compañía de Bomberos Zapadores Franceses nació a la vida ciudadana, hace exactamente un siglo, el entorno chillanejo mostraba una fiesta dieciochera muy animada en los círculos sociales semiprivados.

URBANO DUBOSCQ DESCLAUX, UN MAESTRO DE BOMBEROS

Urbano DuboscqDieciocho años como Director de compañía, seis como Superintendente y además Director Honorario del Cuerpo.

Bajo la suave y tibia brisa de una tarde veraniega, que clamó majestuoso silencio para enlutar los corazones de Chillán entero, viajó al espacio infinito el ex Superintendente del Cuerpo de Bomberos, durante seis años consecutivos, don Urbano Duboscq Desclaux, también voluntario de la Quinta Compañía y primo hermano de ese otro gigante “caballero del  fuego”, e igualmente residente francés, que fue don León Cazenave Desclaux.

El ilustre extinto vivió en tierra chilena desde el año 1890, primero vinculado a algunas empresas comerciales de Collipulli, luego San Carlos y nuestra ciudad, donde se instaló por su cuenta con una casa de frutos del país y posteriormente, en 1906 año del terremoto, con una fábrica de sombreros de paja, al más puro estilo parisién, que fue para su capital de provechosos resultados. Finalmente en 1910, fundó su establecimiento de “Sastrería Francesa”, muy conocido y acreditado en la zona, que manejó personalmente hasta el instante de su fallecimiento, el 6 marzo 1933 y que más adelante se convirtió en la también tradicional “Casa Francesa”.

DIRECTOR Y “SÚPER”

Pero ya antes se había hecho bombero, ingresando a la Quinta Compañía el 30 octubre 1901. Antes de dos años, el 11 junio 1903, fue elegido director, cargo para el cual fue reelegido durante 18 años consecutivos. Entonces renunció a la dirección de su compañía…, pero tan sólo para ocupar el más alto mando institucional: la Superintendencia, en la que se desempeñó, con aplauso unánime hasta 1927. Sin embargo, en esa fecha, hubo de retirarse como voluntario activo de la querida Quinta Compañía y de “su” Cuerpo de Bomberos, por motivos de salud. Se le premió merecidamente con el cargo de Director Honorario institucional hasta el momento de su lamentable deceso, cuando se encaminaba a los 32 años de voluntariado.

AGENTE CONSULAR

Un residente francés Chile y cronista de la época, escribió según documentos que guardan orgullosos su nieto de hoy, el industrial maderero don Urbano Moltedo D. y su familia: “La personalidad del señor Duboscq casi no necesita de presentaciones, y lo define: “Caballeroso y gentil, discreto y amable, sus connacionales hicieron bien en señalarlo para qué ocuparse, por muchos años, el cargo de agente consular de Francia en Chillán. En tal desempeño, encontró siempre abundante vena para ligar el nombre de su país al nuestro. Durante el periodo de la Primera Guerra Mundial, trabajó incansablemente, y de manera tan discreta como provechosa, en el círculo de compatriotas suyos, a cuya consideración y respeto se impuso por sus altos merecimientos de buen francés”.

Después de 11 años de servir la agencia consular y cuando ya motivo de salud lo obligaron a renunciar, el señor Duboscq recibió de parte de su gobierno (Francia) el honroso título de “Oficial du Nichan Iftikhan”, como recompensa a la inteligente labor suya. Hoy le sobreviven cuatro nietos Cecilia y Urbano Moltedo Duboscq, residentes en Chillán y alrededor de 15 bisnietos.

Cuartel en Constitución

MASIVA EXPRESIÓN

Obviamente, los funerales del Superintendente de Bomberos y destacado ciudadano chillanejo don Urbano Duboscq Desclaux, dieron lugar a una masiva expresión de pesar de los distintos sectores y círculos sociales de Chillán. Luego de la misa de réquiem oficiada en el templo parroquial de San Vicente, todo el Cuerpo de Bomberos, entendida de gala y con su material rodante, enfiló hacia el cementerio seguido de un largo cortejo civil encabezada a autoridades.

En el camposanto, usando la palabra, entre otros, el Secretario General de la institución bomberil, don Nicasio Andrade y el Director de la Quinta Compañía, don Armando Aedo. Terminada la ceremonia de la sepultación, despidieron el duelo los señores: Candelario Sepúlveda, León Cazenave Desclaux y  Juan Moltedo Costa, por la familia doliente; don Luis Caqment, por la Colonia Francesa residente; y don Abdón Correa Chandía, Vicesuperintendente del Cuerpo de Bomberos.

ESPIRITU DE SERVICIO

En un emotivo discurso, el señor Andrade destacó que el Cuerpo de Bomberos “vivió muchos años iluminado por el talento laborioso y la virtud sin mancha de este caballero inspirado en el bien de sus semejantes y trabajador cual ninguno. Acaso su mejor es energías las dedicara a nuestra institución. Era un gran espíritu de servicio. El ejemplo seductor de las valiosas cualidades que adornaron la vida de nuestro jefe estimado, brillará indeleblemente en nuestros corazones”.

Luego el dirigente bomberil rubricó: “Don Urbano Doboscq era hombre bueno, correcto a toda prueba, uno de ellos que han comprendido la verdadera significación de la vida. Hermoso ejemplo para los bomberos de Chillán. La memoria de nuestro querido Urbano Duboscq, vivirá imperturbablemente en nuestras almas, como una senda clara de bellezas y de enseñanzas”.

GRAN MAESTRO

Por su parte, el Director de la Quinta Compañía, don Armando Aedo, dirigiéndose a todos los bomberos presentes les arengó: “El que aquí yace en el sueño eterno, os ha enseñado máximas imborrables, que se han recalcado profundamente en la contextura espiritual de cada uno de vosotros; las normas que debéis acatar como hombres de nobleza y dignos de la agrupación altruista a la que pertenecéis”. Y agregó vibrante: “Camaradas quintinos, Superintendente y Director Honorario Urbano Duboscq Desclaux, ¡Oh consejos confortables y sanos los que habéis dejado, viejo maestro! Jamás el grupo de los zapadores podrá olvidar tus preciosas lecciones, que grabadas en el palpitante corazón de cada quintino, serán el rayo que ilumine las escabrosas sendas de la vida”.

Actualmente esta compañía es dirigida por el Sr. Víctor Avendaño Díaz, junto a su secretario Sr. Manuel Valenzuela  Muñoz y su tesorero el Sr. Héctor Troncoso Castillo esto en el mando pasivo o administrativo, en el mando ejecutivo que es el encargado de coordinar ejercicios, formaciones y principalmente el que efectúa las ordenes en siniestros son los Señores, Capitán Mauricio Nova Triviño, Teniente Primero Esteban Abarca, y el Teniente Segundo don Ignacio Troncoso y el Teniente Tercero Juan Pablo Obreque, cuenta con 35 voluntarios activos y 10 Honorarios.

Como se demuestra esta es una compañía centenaria que está al servicio de la ciudadanía al igual que las demás compañías hermanas de ideales que brindan un trabajo desinteresado para salvar vidas y bienes.

Los bomberos quintinos trabajan bajo el lema: “Abnegación y Fraternidad”.

SARGENTO FERNANDO MAY DIDIER ULTIMO DE LOS FRANCESES

A los 84 años de edad, aún concurría al cuartel y lucía uniforme de gala.

Cuando la Quinta Compañía de Bomberos de Chillán celebró sus 75 fructíferos años de vida, su voluntario más antiguo, el agricultor y benefactor chillanejo Fernando May Didier había completado exactamente 64 años de bombero, pues ingresó a la institución el 17 de septiembre de 1904 a los veinte años de edad.

El mismo recordó en la fiesta aniversario, que lo hizo a pocos días de haberse empleado en la ex Casa Francesa, que en ese comienzo del presente siglo XX pertenecía a don Urbano Dubosq, también “caballero del fuego” y antecesor del recordado comerciante chillanejo Marcelo Serra, que la sostuvo en calle Arauco casi esquina El Roble, lado oriente.

Aguijoneado por los periodistas don Bernardo recordó ese día de septiembre de 1968, que “el trabajo bomberil en 1904 era muy distinto, si bien igualmente sacrificado y abnegado. Relató por ejemplo que la bomba “Comandante San Martín” adquirida en 1881, en la suma de $2.500 de pesos de entonces, en pleno servicio todavía, “había que accionarla a palanca, con cuatro hombres por lado. Posteriormente en el año 1909, llegó una segunda bomba a vapor, comprada en Inglaterra, la cual hacíamos arrastrar por caballos percherones y a veces hasta con bueyes que prestaba el abogado, agricultor y bombero Abelino Acuña. Evocó asimismo don Fernando que “la caldera de esta bomba recibía fuego apenas salía del cuartel, de modo que llegaba al lugar amagado con el vapor listo y suficiente para que las mangueras comenzaran a abastecer el agua que apagaría las llamas”.

Cuando el último voluntario francés May Didier se incorporó a la Quinta Compañía en 1904, el cuartel de la institución bomberil estaba ubicado en calle Constitución Nº 526, entre Dieciocho y Arauco, frente a la Plaza de Armas, en un inmueble comprado en 1883 a la señora Carmen Lantaño viuda de Alamos, en la suma de $11.500 pesos de la época.

Allí los bomberos chillanejos se encontraron cada atardecer hasta el aciago terremoto del 1939, en que el cuartel debió ser instalado, de emergencia en plena plaza. Con emoción incontenida don Fernando recordó al cuartelero de sus años mozos, “un señor de apellido Sepúlveda, que tenía voluntad de oro y risa permanente en su rostro”.

Pero como el ancestro de la Quinta Compañía fue en 1893 la colonia francesa residente en Chillán, durante la celebración de las Bodas de Diamante don Fernando rememoró, igualmente, la vida social con sus compatriotas: “Eran fiestas muy entretenidas, en especial la del 14 de julio de cada año, aniversario nacional de Francia. De levita y colero se reunían los Collin, Duboscq, Cazenave, Dubardier, Delepine, Guilleaman, Fischer, Maité y otros”, relató.

Sin embargo, cuando el entusiasta y responsable quintino May Didier dejó la asistencia regular a su compañía, por su mayor dedicación a la agricultura en el fundo “el Mono” al nororiente de la ciudad, ya los residentes franceses escaseaban en Chillán. Pero sí los ingresos de nuevos voluntarios chilenos eran frecuentes.

Don Fernando llegó a Chillán en el año 1885, es decir ocho años antes que la Quinta Compañía abriera los ojos a la vida. Fue traído de meses por sus padres, Francisco May Dibou y María Didier, vecinos de la tierra de Grenoble, Francia. En 1953 cuando ya peinaba las canas de los 69 años, él fue a visitar la ciudad natal. “Conocí la casa donde nací contó a su regreso y también sentí cómo golpea el corazón en la lejana tierra de nuestros mayores”.

LEON CAZENAVE DESCLAUX

Fernando MayEx Superintendente que se conquistó a Chillán.

En la centenaria existencia de la Quinta Compañía de Bomberos de Chillán, al menos dos de sus voluntarios y oficiales predilectos, fallecieron mientras desempeñaban altos cargos que les confió la institución y en medio del sentir y la dolida adhesión de las autoridades, instituciones y comunidad.

El primero de ellos fue el ciudadano francés León Cazenave Desclaux, avecindado en nuestra ciudad en su plena juventud, cuando despuntaba este agonizante siglo XX, e incorporado como un auténtico “caballero del fuego” el 15 de marzo de 1904.

Su paso por la institución fraguó a otros dos destacados voluntarios: sus hijos René fallecido el 18 de junio de 1985 y Héctor Cazenave Velilla, quienes, igual que su progenitor, ejercieron brillantemente el cargo de Primer Comandante del Cuerpo chillanejo en varios períodos. Aunque él culminó su hoja de vida con la Superintendencia en continuados y repetidos períodos.

GENTILEZA FRANCESA

Sólo horas después de su muerte inesperada, ocurrida en la noche del miércoles 28 de enero de 1942, el ex director-propietario de La Discusión, el también apreciado y recordado periodista Alfonso Lagos Villar, escribió de su puño y letra: “Con don León Cazenave Desclaux, se ha ido un pedazo de gentileza francesa, que él había incrustado hermosamente en nuestra condición de chilenos. Era de trato distinguido y de corazón abierto a la amistad y el estímulo.

Su partida sin retorno terrenal, sobrevino inesperada y silenciosa, a escasos días de que la institución bomberil y la ciudad enjugaran también sinceras lágrimas por el deceso del voluntario reliquia de entonces: don Avelino Acuña Ferrada”.

GRAN ESTIMACIÓN

Joven todavía, el Superintendente Cazenave Desclaux llegó de Francia, con preocupaciones de trabajo y convivencia social, ganando aquí en Chillán, gran estimación de todos los círculos ciudadanos, sobre todo por sus especiales condiciones personales, su dedicación por más de 30 años a su establecimiento comercial y su entrega y cooperación sin desmayos a instituciones como el Cuerpo de Bomberos, Rotary Club, la Cámara de Comercio, entre otras.

HOJA DE SERVICIOS

El extinto había nacido en Francia el 28 de junio de 1885, y tras su ingreso como voluntario activo en 1904, desempeñó los siguientes cargos en su inolvidable y siempre querida Quinta Compañía:

Ayudante de ella en 1906, y Capitán en varios períodos, Comandante en 1918 y reelegido en 1920 y 1921, Director de Compañía en 1926, 1927, 1928 y 1930, Superintendente del Cuerpo en 1930-1931, 1932-1933, Director de Compañía en 1934 y 1935, Superintendente de nuevo en 1936, 1937, 1938, 1939, 1940,1941 y 1942, año en que falleció en pleno ejercicio del cargo, y cuando le faltaba sólo un mes y medio para completar 38 años de servicios.

León Cazenave Desclaux recibió como voluntario y Oficial quintino y Oficial General de la institución, los siguientes premios: Medallas de Plata en los años 1910, 1912, 1913, 1918 y 1921; y Medallas de Oro en 1923 (por 20 años de servicios), en 1930 (por 26 años), y en 1939 –el gran terremoto de Chillán, por 35 años de bombero. Hoy su figura está esculpida en un monolito y en una calle del vasto sector Ultraestación.

Monolito León Cazenave

MULTITUDINARIO FUNERAL

El día de las solemnes y multitudinarias exequias del Superintendente Cazenave, era casi víspera de las elecciones presidenciales en que disputarían el sillón de O’Higgins Juan Antonio Ríos (elegido) y Carlos Ibañez del Campo. La crónica de la época consigna que “el enorme arraigo y cariño de que gozaba el extinto en nuestra ciudad, se exteriorizaron en su sepelio, que dio lugar a un hondo sentimiento de duelo y a conmovedoras escenas de dolor”.

Corría el viernes 30 de enero (1942), cuando todo el Cuerpo de Bomberos, a las 10 de la mañana, con sus estandartes, sus oficiales y voluntarios vistiendo uniforme de parada y con el material rodante, procedió a trasladar el féretro desde la casa mortuoria ubicada en calle Talcahuano (hoy Arturo Prat) 665, al templo de los Padres Carmelitas. El nutrido y silencioso cortejo avanzó por las calles 5 de Abril, El Roble, Arauco y Constitución, pasando frente al cuartel bomberil, “donde la campana doblaba a muerte”. Hubo escenas muy emocionantes, mientras la carroza seguía arrastrada por voluntarios de la Quinta Compañía, a la cual pertenecía.

LA CEREMONIA

A las 11:30 horas, terminado el oficio fúnebre, la columna se encaminó hacia el camposanto. A la llegada la banda inició la Marcha Fúnebre, mientras abrían calle al féretro el cuerpo de Bomberos, delegaciones del Regimiento y de Carabineros a lo largo de la avenida de acceso y hasta el nicho en que fue depositado.

Usaron de la palabra en la ocasión, el secretario general de la institución doliente, abogado Víctor M. Flores Castelli; por la Colonia Francesa, y en su idioma, el conocido industrial chillanejo de entonces Eduardo Fischer, también voluntario quintino; el Alcalde Germán Sandoval Sepúlveda, a nombre de la ciudad; el Director de la Quinta Compañía, Pedro Castillo Yévenes; el secretario del Rotary Club, Gumercindo Oyarzo Vargas, pues el extinto era presidente; el Director de la Escuela Superior 1, Juan de Dios Sepúlveda, de la cual era amigo rotario y a quien las voces de los “Niños Cantores” recordaron con el “Crepuscular”; y el Comandante del Regimiento y de la Guarnición , coronel Guillermo Toro Cocha, con quien el Superintendente Cazanave debió enfrentar, 3 años antes, las dramáticas tareas del gran terremoto.

ENTRE ORO Y DIAMANTES

Los 50 y los 75 años de la Compañía, con júbilo y “echando la casa por la ventana”.

Las Bodas de Oro de la Quinta Compañía en el año 1943, constituyeron también un acontecimiento institucional y social de extraordinarios ribetes en la provinciana vida de Chillán, cuyas autoridades y comunidad tuvieron una ocasión más para reiterar simpatía y admiración a sus bomberos.

El mundo continuaba entonces, aterrado por el curso de la Segunda Guerra Mundial y el cable noticioso daba cuenta de que “los nazis se están retirando de Salerno (Italia): han sido derrotados (por las fuerzas aliadas)”. En Chile, a pesar de esa tragedia bélica, la población se entregaba a una bulliciosa y sedienta celebración “dieciochera”; mientras en nuestra ciudad misma los hinchas se aprestaban a presenciar el día 18 septiembre, el partido de fútbol de Green Cross  con el Deportivo “Unión” reforzado y también se anunciaba un llamativo cuadrangular de Unión Española con Ñublense y Universidad Católica con el Deportivo “Chillán”.

OFICIALIDAD “DE ORO”

Al cumplir medio siglo de vida, la Quinta Compañía tenía la siguiente oficialidad:

Director (por tercer año consecutivo): Pedro Castillo Yévenes.

Capitán, Baldomero Zurita.

Teniente Primero, Eduardo Ortiz.

Teniente Segundo, Baldomero Ortega.

Secretario, José Vargas.

Ayudante, Lupercio Miranda.

Sargento, Jorge Venegas.

Tesorero, Luis Mora.

Maquinista Primero, Emilio Alarcón.

Maquinista Segundo, Bernardo Bustos

Maquinista Tercero, Miguel Galdámez.

DIAS DE JUBILO

El 17 septiembre 1968, la prensa local título: “días de júbilo y de recuerdos viven hoy voluntarios de la Quinta Compañía de Bomberos”.

Y efectivamente, de los ya empolvados archivos fueron sacados, con solemne respeto, los nombres de servidores distinguidos, como el ex Superintendente de la institución León Cazenave Desclaux, “ a quien correspondió se evocó con emoción iniciar la construcción del actual cuartel bomberil ubicado en la esquina de las calles 18 y El Roble, el 2 febrero 1941, fecha de colocación de la primera piedra, según proyecto del arquitecto Ricardo Müller.

El baúl de los recuerdos mostró también la figura del ex Comandante del Cuerpo chillanejo José Martín Gelmi, de sobresaliente actuación como quintino; y la del también ex Superintendente Urbano Dubosq Desclaux, en cuya actuación y mandato se le definió como “de recia disciplina y organización”.

CON 84 AÑOS

Enfoque especial en la celebración de las Bodas de Diamante de la Quinta Compañía mereció el voluntario Fernando May Didier, quien en esa memorable fecha fue el único quintino francés sobreviviente. Se destacó entonces que, ya con 84 años de edad sobre sus espaldas y activo agricultor chillanejo, aún visitaba “a su querida compañía”, incluso vestido con uniforme de gala. Por sus merecimientos, ese 17 septiembre 1968, don Fernando recibió de sus oficiales y compañeros, una demostración pública de cariño y distinción.

LOS 75 AÑOS

Si bien la celebración de las Bodas de Oro de la Quinta Compañía al cumplir medio siglo de vida al servicio de la población, en septiembre de 1943 fue emotiva, el gran significado social e institucionalmente reconfortadora, a los 75 años simplemente “se echó la casa por la ventana”, en medio de la adhesión ciudadana.

Además, el programa constituyó “un anticipo” de la fiesta centenaria en este 1993, que se comenzó a preparar “sobre calientito”. Claro que los actos oficiales desde 1968 se realizaron el día 18 septiembre, y no en el 17 mismo, por razones de fuerza mayor, en plena euforia popular por el nuevo aniversario de la Independencia Nacional.

Presidieron entonces los principales festejos, el Intendente de Ñuble (subrogante), abogado Francisco Contreras Acuña; la alcaldesa y Lidia Zúñiga Godoy; el Prefecto de Carabineros, coronel Pedro Rusque Adrián (hoy en retiro); el Superintendente del cuerpo de Bomberos, Fernando Cocha Poblete, y el Comandante, Alejandro Suazo Naranjo, entre las autoridades destacadas.

LA CELEBRACION

El programa preparado comenzó a las 8 horas de ese feliz día, con la recepción, en el puente “Nebuco” sobre el río “Chillán”, de la Quinta Compañía del cuerpo de Bomberos de Talcahuano, que se trasladó a nuestra ciudad con todos sus oficiales y efectivos.

Se esperaban, también, una delegación bomberil de Santiago, y a la 6ta. Consolidada de Lima (Perú).

A la bienvenida de los visitantes siguió un desayuno en el casino del cuartel; y posteriormente se llevó a efecto una romería diurna al Cementerio, en recuerdo de los fundadores, oficiales y voluntarios fallecidos.

GALA Y PREMIOS

El acto central y solemne de las Bodas de Diamante comenzó, a las 11:30 horas, en la Sala “Mafor” (sigla del arrendatario Mario Foster), en presencia de autoridades, miembros del directorio general del cuerpo de bomberos de Chillán, y delegaciones de las otras compañías, miembros de la Colonia Francesa y los quintinos con sus familias y amigos.

Especialmente invitado concurrió, vestido de parada, y a pesar de su avanzada edad y el estado de salud, el Voluntario Honorario Fernando May Didier, el más antiguo de la compañía y la institución, ingresado el 17 septiembre 1904.

Aspecto sobresaliente de la solemne ceremonia de conmemoración, fue la emotiva entrega de premios por años de servicios: Olman Ortega Ortega, por 25 años; Juan Jamet Daza y Alberto Gallegos Almarza, por 20 años; Alejandro Suazo Naranjo, Comandante en ejercicio del Cuerpo, por 10 años de servicios; Hugo Jiménez Molina, Custodio Rodríguez Andrade y Ulises Olivera Fuentes, por 5 años.

En el mismo instante fueron también incorporados, solemnemente, otros 18 voluntarios nuevos de la Quinta Compañía.

TAMBIEN FESTEJOS

Al acto central siguió un cóctel, con autoridades, directorio general e invitados en el casino institucional, durante cuyo animado y cordial desarrollo tuvo una aplaudida actuación el Coro de Chillán, dirigida por el maestro José del Canto Pulgar.

Visitas a lugares atractivos de Chillán, un almuerzo en el fundo del voluntario cooperador Alfonso Zúñiga, en la zona de Quinchamalí; y en la noche una comida bailable de los quintinos y familiares, completaron gratamente el día central de festejos.

Y eso que el 17, debido a una intensa lluvia sobre la ciudad, debieron ser suspendidos, a última hora, una presentación general del Cuerpo en el Estadio Municipal, el bautizo de nuevos bomberos y un desfile general del personal y máquinas.

RECUERDOS DEL PASADO

Pasajes del discurso central, del Director de la Quinta, en la Sesión Solemne del Centenario.

Durante la memorable Sesión Solemne de conmemoración de los 100 años, de la Quinta Compañía de Bomberos “Zapadores Franceses” de Chillán su Director, Ramón Vargas González, hizo un emotivo recuerdo “de aquellos que ya han partido a formar en esa gran compañía de la inmortalidad”, de los voluntarios franceses de ayer y de los primeros chilenos que la integraron. También evocó las principales iniciativas que se han materializado en este primer siglo de existencia.

Tras mencionar “a los zapadores franceses, bajo el lema Abnegación y Fraternidad”, el principal orador de la ceremonia conmemorativa dijo:

“La vasta y abnegada labor que les ha correspondido desarrollar a los Cuerpos de Bomberos, desde los primeros días de su fundación, es la demostración más elocuente del espíritu de sacrificio que inspira a todos los voluntarios, bajo los más nobles principios del servicio a los semejantes en sus trances de dolor”.

PRIMEROS QUINTINOS

Agregó: “Por eso, un día como hoy, nos obliga a pensar en el noble gesto de cariño y admiración por nuestra patria, de los miembros de la Colonia Francesa de aquel año 1893, cuya historia nacional estaba muy ligada a la lucha por la Independencia de Chile, escritas no en una sino en miles de páginas, con letras indelebles. Nada más justo entonces, que rendir, en este instante nuestro homenaje de gratitud a aquellos primeros quintinos, que no escatimaron sacrificio alguno, aun el riesgo de sus propias vidas, para cumplir la tan altruista misión de servir a la comunidad”.

Eduardo Ortiz OrtegaEl Director prosiguió: “El ejemplo de nuestros fundadores es el testimonio más elocuente de un pasado glorioso, que se proyectó, con diáfana luz, hacia un venturoso porvenir”. Tras enfatizar que ese ayer está cubierto de nombres, “que en su camino dejaron la huella imborrable del recuerdo y del honor”, evocó algunos de ellos, “en un justo homenaje de admiración, que implica reconocer sus virtudes y sus méritos, para que empapen sus almas quienes hoy forman la actual generación quintina, y comprendan así que nuestra institución es el producto de una escuela del más puro civismo”, aprovechando la presencia en el acto de algunos de sus descendientes:

Juan Bta. María Eduardo Fisher Becostingorry, maquinista y capitán de esa época; Fernando May Didier, destacado Director de la Quinta Compañía, quien recibiera, entre varias distinciones, la Orden al Mérito, en el grado de Oficial, de parte del gobierno chileno, solicitada por nuestra institución; Urbano Duboscq Desclaux, quien durante 22 años consecutivos ocupó cargos en el Directorio General, inclusive Superintendente por 7 años; León Cazenave Desclaux, con muchos cargos en la Compañía, inclusive Director y en el Cuerpo, hasta Superintendente desde 1930 a 1941, y “con cuya partida sin retorno (28 de enero de 1942), se fue también una gran parte de nuestra historia”.

TAMBIEN CHILENOS

Pedro Castillo YévenezMás adelante, Ramón Vargas González recordó, igualmente, a los primeros quintinos chilenos, como: Emilio Concha, el Comandante Florencio Fuentes Hernández y el destacado educador y Comandante Candelario Sepúlveda. Sumó globalmente “a los continuadores en los últimos 50 años, y a nuestros primeros Directores Honorarios Pedro Castillo Yévenes y Justo Chandía Ibáñez; y con no menos emoción y admiración, a: Oscar Vásquez Molina, Omar Acuña A., Anselmo Avendaño Villegas, Eduardo Ortiz Ortega, Bernardo Bustos, Jorge R. Concha Parra, Juan Jamet Daza, Jorge L. Abarca Alegría, Comandante Aldo Rivera Muñoz, “que sobrevivirá por siempre entre nosotros”, y Olman Ortega Ortega, el más antiguo de nuestros voluntarios honorarios (50 años en la Compañía)”.

AGRADECIMIENTOS

Finalmente, el Director destacó: la creación de la Brigada de Rescate en Altura (1978), la primera a nivel nacional; y los agradecimientos a cada una de las compañías hermanas, por su permanente apoyo, comprensión y solidaridad; al Centro de Socios Cooperadores; a las Damas Quintinas; a las autoridades presentes en la Sesión Solemne del Centenario; a las Quintas Compañías de Los Ángeles, Concepción, Tomé y Talcahuano, presentes en este histórico acontecimiento; y al Directorio General de la institución bomberil de Chillán.

ALDO RIVERA MUÑOZ EL GRAN COMANDANTE

Aldo RiveraEl adiós a un amigo que la muerte nos quitó demasiado temprano.

Cuando recién había cumplido los 45 años de edad y se encaminaba a los 24 dirigentes servicios bomberiles, falleció el destacado voluntario quintino Aldo Nolberto Rivera Muñoz, con sólo cuatro meses de ejercicio como Comandante del Cuerpo de Bomberos de Chillán.

Era el segundo en la historia institucional, cuya vida se extinguía en pleno desempeño de un alto cargo.

Su muerte ocurrió el 25 abril 1991 a las 13:25 horas, en el hospital base “Herminda Martin Mieres” de nuestra ciudad. A su inesperado y muy lamentable deceso, los diversos círculos de Chillán, siguieron sus funerales en el Cementerio local los que evidenciaron la silenciosa adhesión de la comunidad, en el transcurso del cortejo, que salió a las 20 horas, desde el cuartel central, bajo el doloroso urular de la “paila”. El Comandante Rivera Muñoz había asumido sólo el 1 enero de ese mismo año. El Honorable Directorio General dispuso duelo oficial en la institución durante 30 días. Sus muchachos aún lo lloran: “Una cruel enfermedad nos lo quitó. El viernes dirigió un incendio, el sábado estuvo en el cuartel y el domingo fue hospitalizado, ya sin retorno”.

El extinto había nacido en nuestra ciudad, el 21 marzo 1946 y fue presentado como voluntario activo de la Quinta Compañía por el también ex Comandante del Cuerpo Alejandro Suazo Naranjo, siendo ha aceptado el 27 diciembre 1967.

LO SORPRENDIO ARTERAMENTE

Antes de asumir la Comandancia institucional, Aldo Rivera se desempeñó también, como Segundo Comandante, durante los años completos de 1988, 1989 y 1990, los cuales enriquecieron sus conocimientos bomberiles, y le dieron mucha experiencia técnica para un puesto que pudo ser de mucho brillo y eficacia, si la “parca” no lo hubiese sorprendido arteramente.

Un año después de su ingreso, fue elegido para Tesorero de Compañía, que ejerció durante 1969 y comienzo de 1970, cuando pasó a ser ayudante de Vicesuperintendencia de enero a mayo de ese mismo año. Otros cargos: Teniente Segundo (1970), Teniente Primero (1971), Capitán (1972), Tesorero (1973), Capitán (1974, 1975 y 1976), Tesorero (1977, 1978, 1979 y 1980), Capitán (1981, 1982 y 1983), Consejero de Disciplina (1984), Capitán (1985), Consejero de Disciplina (1986), Comisión Revisora de Cuentas, en 1987. Luego Segundo comandante en tres períodos, y finalmente Primer Comandante, puesto en el que falleció.

Aldo Rivera 2

VIDA BOMBERIL

En sus casi 24 años de servicio bomberiles, el extinto recibió, entre otros los siguientes premios:

De incorporación, en 1968; por cinco años, en 1972; por diez años, en 1978; por quince años, en 1983; y por veinte años, en 1988. Distinciones especiales; tercera mejor asistencia (1968 y 1970), segunda mejor asistencia (1972), mejor asistencia (1974, 1975 y 1976), Premio Centenario, el 25 de junio de 1980, mejor asistencia (1983 y 1984). Recomendación especial: fue nombrado Voluntario Honorario de la Quinta Compañía, el 27 de diciembre de 1982. Anotación especial: hizo guardia en el cuartel, durante tres noches, en septiembre de 1973. Anotación de Oficiales Generales: “Con evidente riesgo de su vida, intervino en el escape masivo de gas licuado, desde un tanque de 5 mil kilos, que duró cinco largas horas, en el edificio “La Frontera”.

GRAN JEFE Y AMIGO

El 4 mayo 1991, el actual Director Honorario de la Quinta Carlos Barrientos Velásquez, escribió en La Discusión el artículo “Adiós a un amigo”, porque ese postrero homenaje nos dijo hoy es lo mínimo que se merecía Aldo Rivera Muñoz, mi querido Comandante y dilecto amigo, y por sus dotes de amistad y hombre bueno, un retrato de personalidad, que fue ejemplo para los voluntarios que queramos”.

Barrientos agregó: “un verdadero hombre, sencillo, modesto, amigo por sobre todas las cosas, a quien la vida lo había marcado para partir cuando aún tenía mucho que entregar a los demás. Amaba la vida, pero más que eso, amaba al Cuerpo de Bomberos y a su Quinta Compañía. Su agitada vida la compartía muy brevemente entre su hogar y sus funciones profesionales, para entregar el resto a su institución. Sus voluntarios apreciaron sus cualidades y lo eligieron en el cargo de mayor responsabilidad en el mando activo”.

LAGRIMAS DE IMPOTENCIA

Finalmente el Director Honorario recordó con emoción: “En su despedida final, esa noche triste del 26 abril (1991) 500 bomberos de la Octava Región y centenares de chillanejos, dejamos escapar una lágrima en el camposanto, no por la solemnidad de la ceremonia, ni por el toque de silencio, ni por el lastimero ulular de sirenas, sino por la impotencia de ver partir, definitivamente, a quien mucho le debemos. Sobre todo el ejemplo de quien soportó con una hombría sin igual, su pena y su dolor, que en ningún momento dejaron de escapar el más leve indicio de que un mal incurable estaba exprimiendo su preciosa vida”.

¡INCENDIO EN LA TORRE!

Como los tres mosqueteros, los muchachos de la Brigada de Salvataje en Altura son “uno para diez y diez para uno” y “que Dios nos ampare cuando venimos descendiendo”, acotan con humor. En Bomberos los llaman “los hombres arañas”.

Fue la primera de su especialidad creada en todo Chile en el año 1978 y casi un lustro después le siguió la de la Sexta Compañía de Santiago. “Ahora existen varias en el país, pero fuimos los pioneros”, recuerdan con legítimo orgullo.

Brigada de Rescate

Aunque aquellos diez son los más entrenados, todos y cada uno de los quintinos están preparados para ingresar en cualquier momento, nos precisa su  instructor y Capitán de la Compañía, Luis Alberto Ancán Guíñez, entrenado en montaña cuando hizo su servicio militar y de oficio soldador en la vida “civil”. Nos cuenta que “la sangre bomberil corre por mis venas: mi abuelo fue uno de los fundadores de la Primera Compañía y un tío de la Segunda, ambas en Coelemu”.

SELECCIÓN RIGUROSA

Tras revelar que la idea la plantearon los primeros instructores del Regimiento “Chillán”: el Teniente Primero Carlos López Salazar y el Sargento Bernardo Risco Barría, quienes impartieron las clases teóricas y prácticas, el “jefe” de hoy enfatiza que “los brigadistas son seleccionados rigurosamente, no necesariamente por el servicio militar, porque deben tener condiciones físicas muy adecuadas, pues nuestra labor y seguridad dependen de la fuerza de brazos y piernas esencialmente”.

¿Y por qué 10 solamente?

“Por las necesidades locales y por razón de formación: tres, tres y tres y el oficial al mando al frente.

En 1984, el capitán Ancán Guíñez hizo un curso de especialización técnica y fue aprobado como instructor. Además de montañista en el R.I. 9, también estuvo en Punta Arenas. Ya con tres lustros en actividades de rescate piensa que, “como otras, éstas también tienen sus riesgos, y a veces muy serios. Todo depende de la formación individual, del grupo y de la responsabilidad con que se trabaje, sin relajamientos, sin “tallas”, sin ligerezas. Yo le repito siempre a mi gente que los arrojos o temeridad no son lo importante, porque el verdadero valiente se demuestra cuando es realmente necesario”.

A 40 METROS

Los brigadistas reconocen el apoyo que les entrega el Director de la Compañía Ramón Vargas González, y el recuerdo preferido va para el ex Comandante del Cuerpo, Aldo Rivera, fallecido prematuramente, “quien más se preocupó de la brigada y de proveernos de material adecuado: cuerdas de fibra especial, mosquetones, candados de argolla, cordines para envolverse el cuerpo, cascos de seguridad, guantes especiales de cuero, botas tipo militar de buena goma, un buzo adhoc, quepí, etc.”.

Acciones en incendios en altura, rescates de cuerpos en ríos, ventanas o puertas cerradas en edificios altos, han sido en 15 años, las misiones más frecuentes, incluyendo casos particulares. La mayor altura en que han trabajado es de aproximadamente 40 metros. Afortunadamente la Brigada de Rescate en Altura de la Quinta Compañía de Bomberos de Chillán, no ha registrado accidentes o riesgos de importancia, salvo uno que otro cabezazo en un muro o cuando a un voluntario se le empezaron a soltar los nudos de una cuerda y tuvo que descender a mayor velocidad, para prevenir un contratiempo. Y llegó todo…. Sonriente.

LAMOUR QUI ONT SEMÉ LES FRANGAISES DE 1893

El calor afectivo y solidario de la mujer “enciende” el ánimo de los quintinos.

Con sangre francesa pura en las venas, en la Quinta Compañía no podía faltar, por motivo alguno, un “toque” femenino en las actividades de apoyo y cooperación. Y por eso en agosto de 1968, sólo días antes de la celebración de las Bodas de Diamante, fue creado un dinámico Centro. Entonces fueron solo 8, pero hoy suman prácticamente el doble.

Damas Quintinas

Su presidenta es María Myreya Mendoza Córdova, con quien colaborar en las tareas directivas: Magaly Lagos Zavala, vicepresidenta; Jeanette Rodríguez, secretaria; Ana María Mora de la Hoz, tesorera; Eugenia Margarita Rivas Triviño, relacionadora pública; Elisa González viuda de Abarca y Eliana Núñez de Gallegos, directoras.

25 AÑOS YA

“En agosto próximo vamos a cumplir, también, nuestras Bodas de Plata y para entonces esperamos lucir nuestro propio uniforme”, nos anticipa feliz la presidenta. “Además, tenemos el compromiso de fabricar un estandarte y una bandera nueva de la Quinta Compañía, que se los vamos a entregar solamente durante la celebración del Centenario”, agregó Myreya Mendoza C.

Relata que las socias se reúnen el primer martes de cada mes, luego de una sesión preparatoria, “con tecito y alguna cosita”, en casa de una socia. Entre las tareas habituales de cada año menciona: visitas a un hogar privado de madres campesinas; celebración del Día del Anciano en la Parroquia “San Francisco”; ayudas a damnificados de incendios o siniestros sin recursos, especialmente con ropas y alimento; acciones de bienestar con voluntarios quintinos enfermos o damnificados; apoyo en la organización y realización de beneficios económicos para la Compañía: servicio de casino, ventas diversas, atención de público.

ALGUNAS FUNDADORAS

Entre las fundadoras del Centro Femenino, que aún siguen como socias, la presidenta recuerda a Elisa González, Marta Luengo viuda de Ortiz, Irma Concha Parra, Eliana Núñez de Gallegos.

PAGAR PARA SERVIR A LA COMUNIDAD

Pero además de sus cuotas mensuales, canceladas religiosamente, los quintinos cuentan con unos 300 cooperadores, incluidos 30 activos.

Alrededor de 300 chillanejos conforman el macizo núcleo de socios cooperadores, activos y pasivos de la centenaria Quinta Compañía, con la generosa decisión de apoyarla económicamente en sus necesidades administrativas y quehaceres de cada año.

Cooperadores 1993

Pero los activos tomaron su misión más en serio, y se constituyeron en un Centro de Socios Cooperadores el 12 de junio de 1987, acogiendo un llamado del director de entonces Ramón Vargas González, que es el mismo de hoy. Y tanto empeño y vocación le pusieron que desde entonces, al menos dos de ellos Héctor Álvarez Henríquez, maquinista y Daniel Cancino Gatica, ayudante de Capitán, se convirtieron en voluntarios activos, tránsito que se considera “una real promoción de valores humanos”.

En la citada reunión se procedió a declarar fundado el “Centro de Socios cooperadores, nombrando en forma inmediata su primera Mesa Directiva, la que quedó constituida por los socios.

  • Héctor Álvarez Henríquez     Presidente
  • Teresa Leal                                    Vicepresidente
  • María Moncada Palma              Secretaria
  • Marcos Solís Parra                     Tesorero
  • Isidoro Souto                                Director
  • Víctor Gallegos                             Director
  • Héctor Troncoso Castillo        Director

Por acuerdo de la Asamblea serán considerados como “Socios Fundadores”, las siguientes personas.

  • Jorge Paredes Valenzuela
  • Adela Gatica Carrillo
  • Rosa Gaete Gatica
  • Etelinda Gatica carrillo
  • Elly Rolling
  • Manuel Saavedra Yañez
  • Angel Rodríguez Andrades
  • Héctor Troncoso Castillo
  • María Moncada Palma
  • Víctor Sepúlveda
  • Víctor Avendaño Díaz
  • Ramón Vargas González
  • Fernando Dáz De Arcaya
  • José Lizama
  • Héctor Álvarez Henríquez
  • Oscar Troncoso
  • Marco Solís Parra
  • Teresa Leal
  • Víctor Gallegos
  • Isidoro Souto

Directiva Socios Cooperadores 2013

  • Daniel Cancino Quezada     Presidente
  • Benito Parra Luarte              Vicepresidente
  • Luis Gutierrez Cabezas        Secretario
  • Sara Henríquez Vásquez     Tesorera
  • María Aedo Sandoval           Directora
  • Adela Gatica Carrillo            Directora
  • Etelinda Gatica Carrillo       Directora
  • María Moncada Palma         Directora
  • Eliana Sandoval Negrón      Directora
  • Manuel Valenzuela Muñoz Relacionador Público

VARIAS INICIATIVAS

Actualmente el grupo está formado por unas 30 personas, que se reúnen responsablemente el primer viernes de cada mes para evaluar y planificar acciones.

Son presididos por Álvarez Henríquez, quien nos relató algunas de las principales iniciativas que el Centro de Socios Cooperadores ha logrado cristalizar:

  • Institución del Premio Anual al Mejor Voluntario de la Quinta Compañía, destinado a perpetuar la memoria del ex quintino, Oficial Honorario y Comandante del Cuerpo de Bomberos de Chillán, Aldo Rivera Muñoz.
  • Apoyo al Comedor Infantil de la población “Balmaceda” con unas once de Navidad para alrededor de 40 niños.
  • Organización del paseo anual de los quintinos al fundo del socio cooperador Lionel Figueroa Vejar, en el kilómetro 5 a “Las Mariposas”, quien entregó en préstamo un retazo para los esparcimientos de la Compañía y del Cuerpo de Bomberos, el cual tiene también, el nombre de Aldo Rivera Muñoz”.
  • Creación de un Comité de Bienestar, para ayudar a las personas sin recursos o voluntarios que resulten damnificados por un incendio, inundación u otras emergencias.

Quinta Compañía

PAGAR PARA SERVIR

Y hablando de platas, es bueno aclarar que la Quinta Compañía, igual que las otras compañías, cuenta además, con las cuotas mensuales de sus voluntarios activos, las que deben ser pagadas puntual, responsable y estrictamente.

De donde se desprende la singular situación de que los bomberos chilenos deben pagar religiosamente para poder servir a los demás…

La mesa directiva del Centro de socios Cooperadores está integrada, además por: Custodio Rodríguez Andrade, vicepresidente; Ximena Mardones Sepúlveda, secretaria; Luis Gutiérrez, tesorero; Marcos Solís, protesorero; Rosa Sepúlveda, relacionadora pública; Etelinda Gatica, Adelagatica, Susana Riquelme y Daniel Cancino Q., directores.

“DESDE MUCHACHO LOS ADMIRABA”

“Uno tiene la edad que quiere, es la filosofía del director de la Quinta Compañía, donde la mayoría son jóvenes.

Ramón Vargas

Ahora que ya cruzó la línea de los sesenta y tanto, Ramón Vargas González, chillanejo de alcur­nia, está convencido de verdad que “uno tiene la edad que quiere”; con casi cuarenta arios de bombe­ro, el centenario de su Quinta Compañía lo sor­prende desempeñando, por decimosexta vez, el puesto de Director, “como parte de los veintiocho cargos con que ya me han honrado mis mucha­chos”.

Insiste en que “lo importante es la edad que uno desea llevar adentro, en el corazón, en el alma, y por eso yo sigo siendo el mismo con los jóvenes de mi compañía y de la institución”.

Ingresó el 16 de junio de 1954, y con el correr del tiempo inexorable ha ocupado los cargos de: Tesorero en 1955, Secretario en 1956, ayudante de Vicesuperintendencia y de Superintendencia en 1959, Secretario de Compañía en 1960, Director de Compañía desde 1961 hasta 1965, Consejero de Disciplina en 1966, Secretario en 1967, Director de Compañía en 1968, Consejero de Disciplina y Direc­tor de Compañía en 1969, Consejero de Disciplina en 1973, Director de Compañía en 1976 y 1977, Comisión Revisora de Cuentas en 1978, Director de Compañía en 1981, comisión revisora de cuentas en 1984, Consejero de Disciplina en 1985, Director de Compañía en 1988, 1989, 1990 y 1991, Director de Compañía en 1993, año del Centenario de la Quinta Compañía.

LOS PREMIOS

Por otra parte, en casi cuatro décadas de servicios bomberiles, Ramón Vargas González ha obtenido los siguientes premios: por cinco años en 1959, por diez años en 1964, por quince años en 1969, por veinte años en el Cuerpo y en la Compa­ñía en 1974, por veinticinco años en 1979, por treinta años en 1984 y por treinta y cinco años en 1989. Centenario de la institución (11. Directorio General), el 25 de junio de 1980; recomendaciones especiales: Voluntario Honorario de su Compañía, el 1de noviembre de 1969; director Honorario de su Compañía, el 27 de agosto de 1984; y Director Honorario del Cuerpo de Bomberos de Chillán, en 1987.

“YO LO CONOCI”

Hablándonos con pasión de su compañía, don Ramón nos recalca que su principal característica es primera de haber sido fundada hace exactamente un siglo por jóvenes “zapadores franceses” residentes entonces en Chillán y cuya especialidad conser­va hasta hoy bajo el lema “Abnegación y Fraternidad”. Relata que “los primeros chillanejos chilenos que se incorporaron a ella fueron: Emilio Concha Ortiz y Florencio Fuentes Hernández, aceptados para tareas de apoyo, pasando a ser zapadores activos posteriormente. “El último de ellos llegó a ser segundo Comandante de nuestra institución yo alcancé a conocerlo”.

DIRECTOR 16 VECES

Nuestro entrevistado define su cargo de Director, que ha ocupado en 16 oportunidades ya, como “el jefe superior de la Compañía, encargado de velar por la disciplina y el buen nombre de ella; como igualmente de representarla ante el 11. Directorio General, firmar documentos importantes, revisar las cuentas, presidir las sesiones ordinarias mensuales y las extraordinarias que ocurran, presidir las Juntas de Oficiales y el Consejo de Disciplina “entre otras funciones”.

Resume que sus 16 períodos corno Director “han sido tranquilos, sin situaciones demasiado anormales, porque la gente se comporta con disciplina, responsabilidad, vocación y sacrificio”.

“LOS ADMIRABA”

Reconoce, con nostalgia, que “en realidad me hice bombero porque desde muchacho los admira están las 24 horas del día juntos a oficiales, instructores y maquinistas para cualquiera emergencia, aunque se requieren 50 móviles más, “y soñamos con el ideal de que todos los voluntarios anden con su receptor de alarmas y llamados”.

DOS CENTENARIOS

Pero enfatiza, con especial acento, “el gran capital humano que representa nuestro personal, que por primera vez en la historia institucional está sobrepasando en dos el total de 300”.

Carlos Quevedo insiste en que este 1993, con dos compañías centenario, “sorprende al Cuerpo de Bomberos de Chillan en un buen pie”; y detalla que el parque automotriz está bajo mantenimiento muy adecuado, en forma permanente, a cargo de un mecánico ad­hoc y rentando, igual que las operadoras de las centrales de radio, que funcionan las 24 horas del día.

TAMBIEN DIFICULTADES

Sin embargo, no todo puede ser miel sobre hojuelas; y por eso al Directorio General preocupa que los carros-bombas especialmente ya están cumpliendo su vida útil; “y la renovación de ellos ahora se vislumbrara muy difícil, económicamente”.

Llevado a esta fiesta centenaria, el Superintendente nos responde cine “la Quinta Compañía ha sido uno de los pilares de estos 113 años de vida institucionales, porque ha estado integrada siempre por hombres selectos, no sólo corno bomberos, sino corno ciudadanos distinguidos en diversas actividades de Chillan, y que han dejado una rica herencia: ser ejemplos para la juventud hoy mayoritaria entre los quintinos”.

LA QUINTA COMPAÑIA

Carlos Quevedo prosigue: Transcurridos ya 113 años desde aquella gran asamblea del 25 de junio de 1889, en que representantes de todos los sectores de Chillan decidieron fundar un Cuerpo de Bomberos (el carácter público-antes hubo uno particular, del industrial Guillermo Davidson-, nos llena (le satisfacción contar con una compañía como la Quinta, a la cual su primer centenario la sorprende plenamente activa, vigente, dinámica y robustecida con savia joven, que tiene como divisa la dedicación y el sacrificio”.

• Y concluyó: “Por tal motivo, en fecha tan solemne, para ellos y para nuestra institución en general, en nombre propio y del H. Directorio General, interpretando el sentimiento de todos los oficiales y voluntarios, entrego un saludo muy sincero y expresivo a todos y cada uno de los quintinos, esos dignos herederos de los zapadores franceses, extensivo a sus familias”.

GRAN UNIDAD

Consultado finalmente sobre el por qué de los éxitos y la eficiencia del Cuerpo de Bomberos, en su más que centenario servicio a Chillan, el Superintendentes enfatiza: “Yo creo que todo obedece a la gran unidad, com­prensión y solidaridad que aquí practicamos, que hace desarrollarnos y avanzar en círculo, siempre todos juntos, acompañándonos sin barreras el uno al otro, en los incendios, emergencias y catástrofes, en la alegría y en el dolor. Siempre juntos”.

LOS QUINTINOS DEL CENTENARIO

La nómina vigente de voluntarios al 17 de septiembre de este 1993.

Al cumplirse hoy 100 años de existencia de la Quinta Compañía de Bomberos Zapadores Franceses de Chillán, bajo el lema “Abnegación y Fraternidad”, su personal, encabezado por el Director, Ramón Vargas González, está formado por los siguientes voluntarios:

Quintinos 100 años 2

*Aguilera Contreras Jaime, chillanejo, 31 años de edad, ingresó el 24.09.81, hasta el 02.04.83, reincorporándose el 09.04.85, hasta el 22.05.86, y se reincorpora otra vez el 21.11.86. Consejero de Disciplina (1988), Teniente Primero (20.11.88), Teniente Segundo (1989), Consejero de Disciplina (1990), Comisión Revisora de Cuentas (1991), Teniente Segundo (1992), voluntario (1993). Premios: Por cinco años (1988), de incorporación (1982), Recomendaciones especiales: el Honorable Directorio General destaca el 18.04.85 su participación en el terremoto del 03.03.85 en Santiago y zona central; y el 02.06.92 en inundaciones del temporal de mayo de 1992.

*Álvarez Henríquez Héctor Hugo, chillanejo, 35 años, ingresó el 26.02.92. Maquinista Tercero (1992 y 1993). Premios: Al Mejor Voluntario del período (1992).

* Ancan Guíñez Luis Alberto, chillanejo, 32 años, ingresó el 29.08.80, después de tres años renuncia, y se reincorpora el 09.04.85. Teniente Segundo (1985), Teniente Primero 1985-86,1987 y 1988. El 5 de mayo renuncia y se reincorpora el 15.11.90. Teniente Segundo (1991), Teniente Primero interino y Teniente Primero, en el mismo año, Comisión Revisora de Cuentas (1992) y Capitán (1993). Premios: por cinco años (1987), de incorporación (1981), el H. Directorio General destaca, el 02.06.92, su participación en las inundaciones por temporal de mayo de ese año; en 1984 es aprobado como instructor de su Compañía en la Brigada de Rescates.

*Astroza Silva Tránsito, nacido en Pemuco (Nuble), 52 años, ingresó el 14.06.67. Consejero de Disciplina (1973 a 1982), Comisión Revisora de Cuentas (1985 y 1986), Consejero de Disciplina (1987 a 1992). Premios: por cinco años (1972), por diez años (1977), por quince (1982), por veinte años (1987), hoy cuenta 25 años de servicios, por mejor asistencia (1967 -1968), Voluntario Honorario (1982), anotación especial por guardia en el cuartel, durante diez noches, en septiembre de 1973.

Quintinos 100 años 1*Avendaño Díaz Víctor Manuel, chillanejo, 37 años, ingresó el 30.01.87. Relacionador Público (1987), Maquinista Tercero (1988). Deja la Compañía (1988) y vuelve el 26.02.92. Teniente Segundo (1992), Teniente Primero (1993). Premios: Mejor Voluntario en 1987.

* Barrientos Triviño Ricardo, nació en Castro, 36 años, ingresó el 25.05.74, como Abanderado, Teniente Segundo (1978), Consejero de Disciplina (1979), Comisión Revisora de Cuen­tas (1980), Tesorero (1981, 1982, 1983 y 1984), Secretario (1985), Tesorero (1985-86). Ayudante del Vicesuperintendente (1987, 1988 y 1989). Director de Compañía (1990). Premios: por cinco años (1979), por diez años (1984), por quince años (1989). Hoy tiene 19 años de servicios. Especiales: de incorporación (1974), Centena­rio (1980), del H. D.G. Voluntario Honorario (1989).

* Barrientos Velásquez Carlos, nació en Ancud, 46 años, ingresó el 06.06.68. Secretario de Compañía (1970), Director de Compañía (desde 1971 hasta 1976), Teniente Primero interino (1977), Maquinista Primero (1977-78), Director de Compañía (1979-80), Pro-secretario General de la institución (1981), Director de Compañía (1982, 1983, 1984, 1985 y 1986), Vicesuperintendente (1987, 1988, 1989 y 1990), Maquinista Segundo (1991), Director de Compañía (1992). Premios: por cinco años (1973), por diez años (1978), por quince años (1983), por veinte años (1988), está por cumplir 25 años de servicios. De incorporación (1968), Centena­rio institucional (1980) del H. D. G. Segunda mejor asistencia (1991). Voluntario Honorario (1982). En 1985, el H. Directorio General destaca su participación en el terremoto del 3 de marzo, en Santiago y zona central. Director Honorario de Compañía (1991). Hizo guardia en el cuartel cinco noches (septiembre 1973) y el 4 de enero de 1978. Anotación especial de Oficiales Generales: “con evidente riesgo de su vida intervino en un escape masivo de gas licuado desde un estanque de 5.000 kgs., que duró cinco horas, en el edificio “La Frontera”.

Quintinos 100 años 3* Cancino Gatica Daniel, chillanejo, 17 años, ingresó el 24.05.90, cuando contaba tan solo 14 como Abanderado, Ayudante Estadístico (1992), Ayudante de Capitán (1993).

* Concha Candia Jorge, chillanejo, 21 años, ingresó el 03.06.92. No ha ocupado cargos, pero tiene una noble tradición bomberil, pues su padre, de igual nombre, fue un bombero destacado de la Quinta Compañía, cuando el hijo que hoy le sucede aún vestía pañales.

* Gallegos Almarza Alberto, nacido en Santiago, 68 años, ingresó el 26.03.48. Secretario de Compañía (1948), Teniente Segundo (1949-50-1), Tesorero (1952), Secretario de Cía. (1954- 55), Director de Compañía (1957-58-59-60), Secretario (1962), Tesorero (1963), Consejero de Disciplina (1968-69-70-71-72-73-74) y en 1977- 78, Comisión Revisora de Cuentas (1981), Consejero de Disciplina (1984-85-86-87-88-89-90-91- 92-93), Premios; por cinco años (1953), por diez años (1958), por quince años (1963), por veinte años (1968), por veinticinco años (1973), por treinta años (1978), por treinta y cinco años (1983), por cuarenta años (1988), Voluntario 1 Honorario (1963). Cumplió 45 años de servicios.

* Gatica Orellana Víctor, chillanejo, 22 años, ingresó el 17.12.92. Ayudante Estadístico (1993). Lleva sólo 9 meses de voluntario.

Quintinos 100 años 4*Hernández Mora Hernán, chillanejo, 21 años, ingresó el 26.02.92. No ha ocupado ningún cargo.

*Herrera Arteaga Ramón Antonio, chillanejo, 25 años, ingresó el 25.04.85, como Abanderado. Voluntario (08.05.86). Renuncia el 10.09.87 y se reincorpora el 20.07.89. Ayudante de Capitán (1989), Teniente Primero (1990), Capitán (1990), Teniente Primero (1990-91). Renuncia a la compañía y se reincorpora el 16.10.91. Consejero de Disciplina (1993).

*Lagos Zavala Luis Fernando, chillanejo, 33 arios, ingresó el 30.01.87, Ayudante de Capitán (1989), Comisión Revisora de Cuentas (1990), Teniente Segundo (1990), Ayudante de Capitán (1990, 1991 y 1992), Comisión Revisora de Cuentas (1992), Secretario de Compañía (1993). Premios: de incorporación (1988), segunda mejor asistencia (1990).

*Leiva Lagos Carlos Eduardo, nacido en Concepción, 27 años, ingresó el 26 de enero de 1984, como Abanderado, y es aceptado voluntario el 04.04.85. Se retira en 1987 y es reincorporado el 20.07.89. Secretario de compañía (1989, 1990 y 1991), Consejero de Disciplina (1992 y 1993). Premios: por cinco años (1991), mejor asistencia (1990), el 18.04.85 el H.D.G. destaca su participación en el terremoto del 03.03.85 en Santiago y zona central.

Quintinos 100 años 6

U. Olivera, C. Maureira, J. Meza y R. Moreno

* Meza Henríquez Jorge, nacido en El Carmen, 26 años, ingresó el 04.10.85, Ayudante de Capitán (1985 y 1986), renuncia por el Servicio Militar Obligatorio, y luego de licenciarse se reintegra el 21.11.88, como Teniente Segundo, Teniente Primero (1989), Capitán (1990), renuncia para asumir como Director de Compañía ese mismo año, dimitiendo también el cargo para volver como Capitán, continuando en 1991 y 1992, Consejero de Disciplina (1993). Premios: por cinco años (1990), de incorporación (1986), tercera mejor asistencia (1991). El 02.06.92 el H.D.G. destaca su participación en las inundaciones de mayo de ese año.

* Moreno Montesinos Ramón, nacido en Bustamante, 52 años, ingresó el 3103.70, Tesorero de Compañía (1971-1972), renuncia voluntariamente en marzo de 1976, y se reincorpora el 24.10.85, Maquinista Segundo (1986), Tesorero de Compañía (1987 y 1988) al que renuncia, Maquinista Tercero (1988 y 1989), Maquinista Segundo (1989 y 1990), Maquinista Primero (1991), Maquinista Segundo (1992 y 1993). Premios: por cinco años (1975), por diez años (1989), de incorporación (1970), al Mejor Voluntario (1989 y 1990). Hizo guardia en el cuartel una noche, en septiembre 1973.

* Olivera Fuentes Ulises, chillanejo, 52 años, ingresó el 13.08.62, Secretario de Compañía (1963), Tesorero de Compañía (1964 y 1965), Maquinista Segundo (1966 y 1967), Maquinista Tercero (1968), Maquinista Segundo (1969 y 1970), Maquinista Primero (1971, 1972 y 1973), Maquinista Segundo (1974, 1975 y 1976), Secretario de Compañía (1976 y 1977), Maquinista Segundo (1978, 79, 80 y 81), Maquinista Primero (desde 1981 a 1990), Maquinista Segundo (1991), Maquinista Primero (1992 y 1993). Premios: por cinco años (1968), por diez años (1972), por quince arios (1977), por veinte años (1982), por veinticinco años (1987), Mejor Voluntario (1989), Voluntario Honorario de la Compañía (1977), Maquinista Honorario (1984), el 18.04.85, el H.D.G. destaca su participación en el terremoto de marzo de ese año en Santiago y la zona central.

* Maureira Arias Cristian, chillanejo, 17 años, ingresó el 17.08.92, en calidad de Abanderado.

Quintiños 100 años 5

J. Moreno, J.Pérez, J. Pino y O. Pozas.

* Moreno Soto Juan, chillanejo, 11 años de edad, ingresó el 14.04.93, presentado por su propio padre, Ramón Moreno Montesinos, en calidad de Abanderado.

* Pérez Inostroza Jorge, chillanejo, 29 años, ingresó el 17.11.90.

* Pino Saldías Juan, nacido en El Carmen, 23 años, ingresó el 26.07.90. Premios: de incorporación (1991).

* Pozas Montesinos Orlando, nacido en Panguipulli, 47 años, ingresó el 15.07.76, Comisión Revisora de Cuentas (1979, 80, 81), Consejero de Disciplina (1982 a 1986), Comisión Revisora de Cuentas (1987-88), Tesorero de Compañía (1988-93), Premios: por cinco años (1981), por diez años (1986), por quince años (1991), de incorporación (1977), Voluntario Honorario (1991), el 18.04.85 el H.D.G. destaca su participación en el terremoto de marzo de ese año en Santiago y la zona central.

Quintinos 100 años 7* Rodríguez Andrade Custodio, chillanejo, 50 años, ingresó el 11.12.62, Ayudante de Capitán (1966-67), Teniente Segundo (1968) Teniente Primero (1968-69), Capitán (1970 y 1971), Consejero de Disciplina (1972), Teniente Primero (1973 ), Consejero de Disciplina (1974 y 1975), Teniente Segundo (1976), Teniente Primero (1977), Tesorero de Compañía (1977), Teniente Primero (1978 y 1979), Consejero de Disciplina (1980), Teniente Primero (1980), Consejero de Disciplina (1981 y en 1985), Comisión Revisora de Cuentas (1988), capitán (1988-89), Consejero de Disciplina (1990), inspector de material menor del Cuerpo (1991), Consejero de Disciplina (1992) Premios: por cinco años (1967), por diez años (1972), por quince años (1978), por veinte años (1983), por veinticinco años (1988). Hoy cuenta una antigüedad de 30 arios de servicio bomberil. Mejor asistencia (1969 y 1970), mejor asistencia de los Honorario (1981), mejor asistencia de Cía. (1989), Mejor Honorario (1992), Voluntario Honorario (1978), el 18.04.85 el H.D.G. destaca su participación en el terremoto de Santiago y zona central, hizo guardia en el cuartel el 04.01.78.

* Suazo Naranjo Alejandro, nacido en Copiapó, 61 años, ingresó el 29.04.48, Ayudante de Capitán (1951), Teniente Segundo (1951 a 1953), Ayudante de Comandancia (1954), Teniente Primero (1955), Capitán (1956), renuncia el 15.12.56 y se reincorpora el 11.11.66, Capitán (1967), Comandante de la institución (1968), Director de Compañía (1969 y en 1971), Consejero de Disciplina (1972), Relacionador Público (1972), Capitán (1973), Consejero de Disciplina (1974 y 1975). Premios: por cinco años (1953), por diez años (1968), por quince años (1974), por veinte años (junio y septiembre 1979), hoy cuenta 35 años de servicios, “Mejor Bombero” (Rotary Club Chillán el 25.06.74), Voluntario Honorario (1973), el 18.04.85 el H.D.G. destaca su participación en el terremoto en la zona central, hizo guardia en el cuartel, durante 15 noches, en septiembre de 1973.

* Toro Jara Ademar, chillanejo, 24 años, ingresó el 26.07.90 Premios: de incorporación (1991), el 02.06.92 el H.D.G,. Destaca su participación en las inundaciones ocurridas en mayo.

* Torres Fuentes Luis Salvador, chillanejo, 21 años, ingresó el 13.04.90 como Abanderado, y el 15 de noviembre es aprobado como voluntario activo, Teniente Segundo (1991), Teniente Primero (1992), Teniente Segundo (1993). Premios: de incorporación (1991), Mejor Asistencia en 1991 y 1992, el 02.06.92 el H.D.G. destaca su participación en las inundaciones de mayo.

*Valenzuela Muñoz Manuel, chillanejo, 46 años, ingresó el 26.08.66, Ayudante de Vice superintendencia (1967), Secretario de Compañía (1968), renuncia el 15.04.69 y se reincorpora el 21.12.70, Tesorero de Compañía (1973), Secretario de compañía (1974), Comisión Revisora de Cuentas (1976), Tesorero de Compañía (1976-77), renuncia a la Cía. en mayo 1978, y se reincorpora el 27.07.83, Secretario de Compañía (1983), Tesorero de Compañía (1985), Relacionador Público (1986), Director de Compañía (1987 y 1988), Secretario de Compañía (1992), Relacionador Público (1993). Premios: por cinco años (1974), por diez años (1983), de incorporación (1968), Voluntario Honorario (1988).

*Vargas González Ramón. Ingresó el 16 de junio de 1954, y con el correr del tiempo inexorable ha ocupado los cargos de: Tesorero en 1955, Secretario en 1956, Ayudante de Vice superintendencia y de Superintendencia en 1959, secretario de Compañía en 1960, Director de Compañía desde 1961 hasta 1965, Consejero de Disciplina en 1966, Secretario en 1967, Director de Compañía en 1968, Consejero de Disciplina y Director de Compañía en 1969, Consejero de Disciplina en 1973, Director de Compañía en 1976 y 1977, Comisión Revisora de Cuentas en 1978, Director de Compañía en 1981, Comisión Revisora de Cuentas en 1984, Consejero de Disciplina en 1985, Director de Compañía en 1988, 1989, 1990 y 1991, Director de Compañía en 1993, año del Centenario de la Quinta Compañía.

Por otra parte, en casi cuatro décadas de servicios bomberiles, Ramón Vargas González ha obtenido los siguientes premios: por cinco años en 1959, por diez años en 1964, por quince años en 1969, por veinte años en el Cuerpo y en la Compañía en 1974, por veinticinco años en 1979, por treinta años en 1984 y por treinta y cinco años en 1989. Centenario de la institución (11. Directorio General), el 25 de junio de 1980; recomendaciones especiales: Voluntario Honorario de su Compañía, el 19 de noviembre de 1969; director Honorario de su Compañía, el 27 de agosto de 1984; y director Honorario del Cuerpo de Bomberos de Chillán, en 1987.

Bienes Nacionales destina terreno fiscal para Cuartel de la Quinta Compañía en sector Ultraestación de Chillán

Chillán, sábado 16 de Abril del 2016.- Un histórico sueño de los chillanejos comenzó a hacerse realidad con la entrega por parte del ministro de Bienes Nacionales, Víctor Osorio, de un terreno fiscal de más 1.8 hectáreas en el sector Ultraestación, donde se construirá  un centro cívico, en el que convivirán distintas instituciones en un emblemático sector Chillán.

Hasta esa comuna de la Región del Biobío llegó el Secretario de Estado para entregar el inmueble, el que tiene una superficie de 18.450 metros cuadrados, y está dividido en siete lotes para la construcción de una sede social, una multicancha, sala cuna, cuartel de Bomberos, Cesfam, laboratorio clínico, áreas verdes, calles y veredas.

img_3336

En la ceremonia participaron el Subsecretario de Bienes Nacionales, Jorge Maldonado; el Intendente subrogante del Biobío, Enrique Inostroza; la Gobernadora Provincial de Ñuble, Lorena Vega; el Diputado Carlos Abel Jarpa; el Alcalde de Chillán, Sergio Zarzar; la Subdirectora Regional de la JUNJI, Mafalda Díaz; el Seremi de Bienes Nacionales, Eric Aedo; el Superintendente de Bomberos, José Luis Valderrama; concejales; dirigentes sociales; oficiales, voluntarios y cadetes de la V Compañía de Bomberos de Chillán y numerosos vecinos del sector.

img_3299-660x439

“El Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet cumple su palabra. Hoy, ponemos este terreno a disposición de la comunidad de Chillán para construir una vida mejor”, afirmó el ministro Osorio, tras recordar que poco después de asumir el cargo en 2014,  conoció la demanda ciudadana sobre ese terreno en reuniones con el alcalde Zarzar,  el diputado Jarpa y con vecinos.

El titular de Bienes Nacionales también recordó que durante la Administración anterior se pretendió enajenar el terreno, en el marció de su Plan Nacional de Licitaciones. Sin embargo, agregó, “el Gobierno de la Presidenta Bachelet lo dispone gratuitamente en beneficio de los 40 mil habitantes del sector”.

Por su parte, el Intendente Inostroza destacó la importancia de contar con un nuevo Cesfam en la zona, que con “nueva estructura y capacidad técnico–profesional podrá atender las necesidades de salud de la población”. Asimismo, subrayó que la nueva Región de Ñuble comienza a desarrollar su historia con un buen punto de partida, con el nuevo centro cívico y comunitario que se emplazará en el terreno fiscal dispuesto por  Bienes Nacionales.

img_3357

En tanto, el alcalde Zarzar manifestó que “hoy es un día feliz, en el que tenemos el deber de agradecer la disposición de las autoridades que piensan en la comunidad, en particular del Ministro Osorio y la Presidenta Bacvhelet”. El edil consideró que no sólo es importante “tener Bomberos y Salud, es también tener a nuestros niños protegidos y orientados gracias a un nuevo jardín infantil”. El jefe comunal subrayó que “es tan valioso el acto de hoy día, en el sentido de que vamos a tener un polo de desarrollo en el sector de Ultraestación, habitado por gente buena, de buen vivir, dotada de grandes sueños, de sueños que gracias a este terreno se comienzan a materializar”.

El inmueble está ubicado en avenida Sepúlveda Bustos, entre la Escuela República de Italia y el Cementerio Municipal de Chillán. Se trata de un sector residencial que ya requiere un nuevo impulso.

Un momento de particular emoción se vivió cuando se firmaron formalmente las actas de entrega de la propiedad fiscal al sonar de las sirenas de los carros de Bomberos y los gritos júbilo de vecinas y vecinos del sector.

img_3198